La casa de papel

Soy de la generación en la que con una pelota, dos mochilas y dos chaquetas ya había fútbol. Soy de una época en la que para ver fútbol te ibas a un campo y el resto, lo oías en la radio.

Las últimas horas el mundo del fútbol ha sufrido el terremoto, posiblemente, más fuerte de su historia, con sus réplicas incluidas. Pensamos en un primer momento que las élites y los más “ricos” querían hacerse un cuartito en el que crear su competición exclusiva, en la que ellos y sólo ellos iban a hacer y deshacer a su antojo, que iban a repartir millones a discreción, competir ninguneando a sus ligas nacionales, priorizando esos enfrentamientos dimensionales para convertir el aburrido mundo del fútbol en la tele en algo que vuelva a enganchar, sobre todo, a los jóvenes.Por un momento perdimos la dimensión del seísmo y nos centramos en su epicentro, Florentino Pérez, el Real Madrid y el resto de la comparsa de los doce del patíbulo que iban a salvarnos a los demás, nada más lejos de la realidad, recapitulemos.

Resulta curioso ver como ha evolucionado el órdago, ver como el león dormido enseñaba sus fauces y como los auténticos elitistas se abrían paso y se adueñaban del lado “bueno” para que pareciera que esto era una guerra de todos contra unos pocos poderosos, del bien contra el mal, una guerra civil en la que se ponían del lado del pueblo. El pueblo, las aficiones, ninguneadas desde hace años por todos y para todo gracias al despotismo de las instituciones y clubes que hoy, sin su permiso, se permiten el lujo de hablar en su nombre.
Protagonistas que aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid salen a posicionarse del lado del pueblo: imputados por amaños jugando en el PSG, recién renovados y siendo el jugador que más cobra de su país, propietarios de equipos franquicia en una competición cerrada sin ascensos ni descensos, oligarcas que se dedican a privatizar competiciones ajenas al fútbol…y un largo etcétera de gente rica que va de humilde.

Pero vamos al meollo de la cuestión, a los grandes monopolios que creen que el fútbol les pertenece, amos y señores del destino de miles de millones de Euros y que bajo amenazas, cuchillos y extorsiones creen que son los ganadores de esta chapuza mediática. La FIFA, dándose golpes en el pecho, la que nos lleva a un Mundial que revienta las ligas nacionales jugándose en plena temporada, en un país en el que los derechos humanos carecen de sentido, con miles de muertes sobre sus cabezas en la creación de sus estadios a 50º grados a la sombra, la UEFA, el hermano pequeño, antaño corrupta, con un presidente capcioso y nada cercano a la realidad, que saca a su antojo normas y permisos no escritos para no privar a los nuevos inversores de exponer sus juguetitos en cada competición, que tiene en un cajón 2500 millones, de repente, para repartir más y mejor y que crean una competición que no entienden ni ellos. La Liga, el “cuñao”, que perdió 900.000 abonados en dos años porque mira por los aficionados, con sus horarios, sus días de partido en laboral a las 22:00h, que sueña con llevar partidos a Miami, esa Liga que te persigue sin tregua si subes un gol de tu equipo a las redes por los derechos y ahora va de digno, asco.

Una casa de papel, de color dinero enfrentado a dinero, no nos equivoquemos a la hora de elegir bando porque no lo hay, no hay buenos y malos, ganadores y perdedores, nosotros ya perdimos hace tiempo y no alzamos la voz. Si nuestro fútbol es así asumamos o cambiemos de deporte, es un negocio, ya lo era, pero parece que es desde el Lunes. Florentino puso la cara, nadie más,
Un día contarán las historia de 12 caballeros de la nobleza que intentaron atacar a un poderoso dragón y este, consumido por su propio fuego, les propuso un trato, el de no luchar pero “hacemos como que gané yo”. Que Dios nos pille confesados si los salvadores del fútbol son los multimillonarios rusos, los jeques de petrodólares, los Javieres, las Uefas y Fifas y los que escriben tweets desde su Ferrari. Una cosa habrá merecido la pena, ver como los estercoleros del fútbol han salido a defenderse viendo peligrar su negocio.

@lorensinmas
Sobre Loren Castro Martinez 13 artículos
La radio me da la vida. Escribo como hablo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Lorenzo Castro Martinez.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  1&1 Ionos.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.