Radio Sporting®

Allá donde estés

Aquellos maravillosos trofeos de verano (II). El Villa de Gijón

Del Glamour de las grandes citas a la depresión deportiva y económica. Los últimos 20 años del trofeo de nuestra ciudad.

Finalizó el trofeo Costa Verde en 1992. Quizás la modernidad, quizás la ocurrencia de algún político llevó a cambiar el nombre del trofeo y poniéndole el apellido Gijón, hacer más explícita su pertenencia. Nace el Villa de Gijón en 1994 tras un año en barbecho.

VIAJEMOS AL GIJÓN DE TRES O CUATRO DÉCADAS ATRAS.

Gijón está falto de un símbolo con el que inmortalizar y publicitar su imagen. En los años 80 el ayuntamiento adquirió unos terrenos pertenecientes al ministerio de defensa en el Cerro de Santa Catalina. Tras años de limpieza y adecuación del entorno se devolvieron al pueblo para uso y disfrute civil. Pero faltaba la guinda, el símbolo, la imagen.

En 1990 se destapa el telón y se descubre una escultura de 10 metros de hormigón armado y totalmente abstracta. El Elogio del horizonte.

En esa búsqueda, el elegido fue Eduardo Chillida y se le encarga erigir un monumento que sirva a tal propósito. La polémica está servida. Gijón y su ciudadanía que de todo sabemos y por supuesto opinamos, no vimos con buenos ojos, en general, ni al monumento ni la decisión de ser la imagen con la que nos queremos identificar. Grafitis, manifestaciones de repulsa e incluso un bautismo mucho más mundano que el elegido por el artista. El pomposo y pretensioso “Elogio del Horizonte”, fue rebautizado popularmente por el “Váter de King Kong”.

No obstante, la decisión estaba tomada y el cabildo no desaprovechó ninguna oportunidad de fomentar su nueva imagen. Por supuesto el fútbol también era un perfecto escaparate. En 1994, tuvo lugar el cambio del nombre del trofeo por el Villa de Gijón. Aprovechando este cambio también se modificó el trofeo, pasando de una copa de estilo clásico, a primero, un grabado en una placa y posteriormente una réplica a escala de la obra de Chillida (que por cierto fue portero en la R. Sociedad en el año 42-43 en segunda división. Además, se enfrentó a nuestro Sporting con un abultado 6-2 a favor de los donostiarras en la promoción de ascenso).

EL VILLA DE GIJÓN NACE CON FUERZA.

Nació con polémica el Villa de Gijón, pero con la inercia de las grandes citas anteriores, las ediciones del 1994, 1996 y 1997 todavía tenía el olor de las viejas noches de verano Gijonés. En 1994 los invitados fueron el CSK de Moscú del que había llegado ese mismo verano el príncipe ruso, Igor Lediakhov. Tenía jugadores como Fauzulin, Radimov o Ivanov entre otros. Por otro lado, el Eurotenerife de Juanele y Felipe, d epasado rojiblanco, Del Solar o Pizzi. El formato fue un triangular con partidos de 45 minutos y el equipo ruso fue el vencedor de la edición. Empate a un gol frente al Tenerife con gol de Pier y derrota ante los rusos por 1-2, con Pier también como goleador.

El primer once Sportinguista del Villa de Gijón fue el siguiente: Ablanedo II, Velasco, Muñiz, Pablo, Rogelio, Castaño, Saric, Lediakhov, Tomás, Pier y Morales.

Al año siguiente los problemas económicos de la entidad no permitieron realizarse el torneo, la antesala de lo que estaba por llegar años más tarde.

En 1996 un rutilante R. Madrid que vino gratuitamente (Volvemos a los apuros financieros), se enfrentó a nuestro Sporting. Victoria rojiblanca por 2-1 el 12 de agosto. Los golazos de Yekini, el fichaje estrella nigeriano, todavía están grabados en la retina de los que disfrutamos de aquel partidazo. El segundo ante un regate y pase de Tomás Hervás (actual segundo de Abelardo), digno de un crack de altura. ¿Quieres ver los goles?

Sporting de Gijón 2 – R. Madrid 1. (Yekini 12′, Mijatovic 51′ y Yekini 67′).

Nikiforov, Giner, Villarroya, Julio Salinas o Eloy jugaban en el equipo rojiblanco. Roberto Carlos, Seedorf, Raúl, Mijatovic o Suker con los blancos.

Año 1997, III edición del Villa de Gijón. El Eurobetis campeón de Copa de los Finidi, Jarni y Alfonso, es el elegido para enfrentarse a los nuestros. El trofeo se va a las vitrinas del Benito Villamarín con un claro 1-3 y que sin saberlo, nos daba una pista de lo que sería la peor temporada del Real Sporting en primera división. Se ponía fin a 21 temporadas seguidas en primera división. Había muchos aficionados que no recordaban ver al Sporting sino era en la élite. Llega la cruda realidad.

LA DURA DEPRESIÓN DE LOS AÑOS EN SEGUNDA

El descenso de categoría que se prolongó durante 10 larguísimos años, trajo consigo una bajada en la calidad del torneo, tanto en los rivales como en el equipo local. Lo que antaño era una fiesta y se consideraba un evento más de la programación estival, se convirtió en un partido con poca chispa y con poca afluencia de público. El Sporting no enganchaba y su trofeo tampoco. Equipos como Valladolid, Racing en cuatro ocasiones, Zaragoza, Real Sociedad, Tenerife pese a ser casi siempre de superior categoría no tenían el tirón de los años dorados del torneo.

En estos 10 años de peregrinación por el desierto de la categoría de plata, solo dos victorias del trofeo se quedaron en Gijón. Cuatro se fueron al Sardinero, una a Pucela, a San Sebastián, a Tenerife y a Bilbao.

La ilusión que en mayor o menor grado siempre se insufla a la vista de un proyecto nuevo, nos trajo un montón de jugadores salidos de mareo y fichajes con los que pensar que ese año era posible. Vamos a recordar a varios jugadores, aunque sin querer, dejaremos a otros muchos en el tintero. En el año 1998, derrota ante el Valladolid 1-2. Sergio Sánchez, Isma, Urbano, Manolo Sánchez Murias, Jose Manuel, la vuelta de Monchu, los fichaje de Vicente, Takis o Hadda Kamatcho. En el año 1999, derrota ante el Racing de Santander. Juanjo, Mario Cotelo, Rubén “el fiu de Cundi” y los fichajes de Sánchez Jara, Perovic, Mesas, Mingo. En el año 2000 el trofeo se fue a Donosti. Pablo Amo, Alberto, Lozano y los fichajes de Rivarola, Adauto da Silva, Gutiérrez, Soto y Valencia, además de Cantatore en el banquillo nos hicieron soñar aunque por poco tiempo.

Dos triunfos ante el Racing en las ediciones del 2001 y 2002. Jugadores como Miguel, Chus Bravo, Pablo Álvarez, Juan, Samuel, Cobas y la irrupción de Villa futuro campeón de Europa y del Mundo. Los fichajes de Sastre nuestro capitán, Dani Borreguero o Michel, Cristian Díaz, Tavsevski o Isma Irurzún. Todo intento era vano para conseguir el ascenso y la situación económica cada día era más complicada.

En 2003 derrota ante el Tenerife 1-2. Destacamos a Javi Fuego, Gerardo y fichajes de Roberto, Dorado y el gran delantero Mate Bilic. Marcelino en el banquillo hizo un casi milagro. En 2004 el Racing vuelve a llevarse el trofeo a los penaltis.

Con todo este panorama desolador llega el año 2005 y con ello el partido homenaje a 100 años de existencia de nuestro club. El Ath. Club de Bilbao en recuerdo a todas las historias vividas y en homenaje a quizás dos de las mejores canteras de España vino de forma gratuita, ya que este año la ley concursal congeló cualquier actividad económica extraordinaria en el club. El choque de canteras, aunque ilusionante, dejó en evidencia la posición de una y otra. 1-2 para el Athletic Club. Pedro Santa Cecilia, De Lucas, Michel Madera, Omar y los fichajes de Calandria, Karanka y Leo Biagini. ante los Aranzubia, La Cruz, Gurpegui, Iraola, Guerrero, Etchevería y Llorente.

En el 2006 todavía no lo sabíamos, pero había llegado Manolo Preciado para dar alegría a esta ciudad, a este equipo y para obrar el milagro. De nuevo el Racing fue el invitado con derrota de los nuestros en los penaltis. Jorge, Raúl Cámara, Jairo, Juanmi, Diego Castro, nuestro Di Estefano, Andreu o Barral  unidos a los que ya estaban, empezaban a conformar el esqueleto de lo más grande. Año siguiente otra derrota frente al mismo adversario. Llegadas de Iván Hernández, Gerard, Canella, Lora, Matabuena, Kike Mateo. Seguro que recordáis lo que pasó al final de aquella temporada. Estadio de El Molinón, Sporting – Eibar, último partido de liga. No os digo más, lo dejo a vuestros recuerdos, seguro que os acabo de sacar una sonrisa.

EL MILÁN, EL EQUIPO FETICHE, Y EL GÉNOVA UN EQUIPO “HERMANO”

Para celebrar tan magno acontecimiento (el regreso a la élite del fútbol nacional), el club hizo un esfuerzo y trajo al siempre poderoso Milán para el trofeo del 2008. Noche mágica 7 días antes del comienzo de liga frente al Getafe. Nuestros 11 guerreros tuvieron enfrente a Abbiati, Zambrotta, Maldini, Kaladze, Jankulovski, Pirlo, Seedorf, Flamini, Favalli o Emerson entre otros, con el colofón de Ancelotti en el banquillo. Se engrandeció y de qué manera la cantidad de estrellas futbolísticas que pisaban nuestro césped para la disputa del torneo de nuestra ciudad. Mítica foto de los capitanes SASTRE (oh capitán mi capitán) y el eterno y magnifico Maldini. Contra todo pronóstico, 2-0 para los nuestros, Barral y Bilic. Sastre levantó al cielo el Elogio del Horizonte y lo llevó a nuestras vitrinas.

Durante dos años se suspendió el trofeo por remodelación necesaria de nuestro querido, pero veterano ya estadio, al que de vez en cuando le salen achaques y hay que atender.
Regresó el trofeo en 2011 con un Sporting en primera por cuarto año consecutivo y el Genova, al cual nos une esa relación de unión ante un enemigo común (hay que recordar que el Genova eliminó al Oviedo en su única participación Europea). Una cita de hermanamiento, que trajo a jugadores de la talla de Frei, Kaladze o Palacio. Nosotros también proponíamos grandes cosas con Juan Pablo, Botía, Canella, Sergio Álvarez, Eguren, Nacho Novo, De las Cuevas, Carmelo, Sangoy o Barral entre otros. El trofeo se fue para Italia por un 1-2, marcando por los rojiblancos Sergio Álvarez.

LOS ÚLTIMOS AÑOS DEL TROFEO

Tres años marcados por la vuelta a segunda división. Los rivales siguieron teniendo buen cartel, Vitoria de Guimaraes portugués, el Villarreal Europeo y el Getafe que, aunque con menos caché llevaba ya 11 temporadas consecutivas en primera división y para quedarse, algo estarán haciendo bien. Solo al Getafe y en los penaltis les pudimos doblegar. Los Cuellar, Lora, Luis Hernandez, Bernardo, Alex Menéndez, Nacho Cases, Juan Muñiz, Isma López, Carlos Castro, Ndi o Jony estaban saliendo del cascarón y junto al gran gallu Abelardo, algo estaban tramando…
Villa de Gijón del 2015, XIX edición, por si alguien no se acordaba lo que pasó con el Pitu convertido en Gallu, fue el ascenso de los guajes con el gol del Lugo en Girona al final del partido, tras el 0-3 en el Benito Villamarín. El rival fue un equipo emergente de la serie A, el Palermo, que llegó a Gijón y recibió un serio correctivo por los nuestros. 3-1 con goles de Carlos Castro, Lora y Mendi.

Año 2016 y a la postre último trofeo Villa de Gijón (al menos hasta la fecha). La edición número XX. El rival, el Deportivo de la Coruña, dos primeras, enfrentándose sin saber que el futuro de ambos era mucho más oscuro del que nunca habrían pensado. Empate a unos, en el tiempo reglamentario, goles de Cop por el Sporting y Bruno Gama por el Deportivo. A los penaltis 4-2 y el honor de conservar el último trofeo Villa de Gijón en nuestras vitrinas. Lora, como capitán, tuvo el honor de elevar al cielo Gijonés el último trofeo disputado.

Para unir principio y fin, también vamos a recordar el último once inicial de nuestro Real Sporting aquel 14 de agosto, víspera de Begoña. Cuellar, Lora, Meré, Amorebieta, Isma López, Babin, Moi Gómez, Víctor Rodríguez, Pablo Fernández, Burgui y Cop.

¿PUNTO Y FINAL?

En el 2017 y 2018 el estado del césped requirió de dos intervenciones, las cuales anularon y postpusieron el trofeo. En el 2019 con un equipo languideciendo y habiendo lapidado la ayuda por el descenso sin premio final, tanto la entidad como el ayuntamiento, dejaron de apostar por un trofeo al que la pandemia del 2020 remató por completo.
Las fiestas veraniego-Sportinguistas de nuestra ciudad se han quedado huérfanas. Un veterano como yo, aún tengo ilusión cuando abro el folleto de las actividades estivales Gijonesas y entre las magníficas, estupendas y numerosas propuestas del ayuntamiento, de Divertia, del teatro, etc. Busco y rebusco, pero nunca encuentro el Trofeo Costa Verde, ni el Villa de Gijón. La puesta de largo del equipo Sportinguista no coincide ya con nuestro trofeo. Cierro el folleto y suspiro deseando, supongo que como muchos, que regrese algún día este maravilloso evento deportivo, que trasciende a lo popular, a lo gijonés y a lo Sportinguista.

Pensando y soñando ¿qué tal un 2023 en el que el trofeo (volviendo a algún nombre anterior o nuevo) nos traiga al Atlas o al Santos, o a ambos, en un hermanamiento de mano del Grupo Orlegi? Pues para conseguirlo lo primero hay que soñarlo. ¿Apostamos por un 2023 con nuestro capitán levantado nuestro trofeo?. ¿Lo soñamos juntos?.

@InigoTobajas

ESTA NOCHE A LAS 21:00h

A %d blogueros les gusta esto: